Nuestra Historia

ASÍ EMPEZÓ

Los orígenes de Granier se establecen en la panadería de barrio, de ahí el arraigo de la marca al comercio de proximidad y al oficio de panadero. En 1988 se abrió el Horno la Estrella, horno predecesor de Granier. Un negocio que fue creciendo y a través del cuál se fueron abriendo nuevas panaderías, hasta convertirnos en expertos y contar con un modelo de negocio propio.

Granier Xátiva, que como marca nació en 2010, se define como una empresa que no tiene techo y cuyo corazón huele a pan recién hecho.

Granier Xátiva es una empresa honesta, profesional y comprometida con su trabajo.

Nos caracteriza la calidad de nuestros productos y servicio, así como una inagotable capacidad de innovación. Somos una empresa de confianza, cercana y flexible.

Nos gusta liderar con el ejemplo y no nos da miedo el cambio. Elegimos bien a nuestros compañeros de viaje para ser los mejores.

En Granier pensamos que, si no se ha inventado algo mejor, para qué cambiarlo. A nosotros nos gusta la panadería de barrio, las personas que dan prioridad a la calidad y aquellos que actúan con vocación de servicio. Cuando entras en un horno debe oler a pan y hay que poder ver en las estanterías pan recién hecho, dorado y crujiente. Queremos que cada día los vecinos vengan a vernos, que pasen un rato con nosotros, que aprecien y disfruten de la calidad de nuestros productos, que se sientan cómodos y bien atendidos.

Nuestra forma de actuar refleja cómo somos y queremos que esa forma de ver las cosas sea palpable en todo lo que hacemos.

La enseña Granier tiene establecimientos propios y otros que son propiedad de personas emprendedoras que han querido realizar su propio proyecto empresarial.

A nosotros y a ellos nos une una forma de hacer y actuar que responde a unos valores en los que creemos firmemente. Los empresarios que forman la familia Granier comparten un negocio exitoso basado en un know-how común que es, al mismo tiempo, la mejor garantía para el consumidor.